Artículos‎ > ‎

¿Por qué es importante la Unión Aduanera en Centro América?

publicado a la‎(s)‎ 7 mar. 2013 15:28 por GRUPO LOS ANDES   [ actualizado el 11 mar. 2013 8:16 ]
(Foto tomada de Fundación Esquipulas para la Integración Centroamericana)

La unión aduanera y la facilitación del comercio y transporte regionales, han sufrido muchos vaivenes y que si bien han desarrollado muchos avances, aún distan de lo que los actores del comercio quisiéramos que fuera.

La dinámica de facilitación de comercio que debe buscarse para beneficio de las economías de la región, es una condición “sine qua non” para que los ciudadanos comunes y corrientes –aquellos ajenos a estos términos- puedan sentirlos beneficios que todo este proceso brinde o pueda brindar a cada uno de los países.

Es en este sentido todos los involucrados en la dinámica de comercio exterior –públicos y privados- debemos hacer nuestros mejores esfuerzos por realizar las acciones necesarias, con un alto espíritu de servicio y transparencia, que permitan que los tiempos de llevar las mercancías de un país a otro puedan reducirse ostensiblemente, para que los costos de dichos productos puedan ser cada vez más competitivos –lo cual tiene una particular importancia para las Pequeñas y Medianas Empresas (PYMEs) ya que los costos que deben enfrentarse al trasladar las mercancías por Centro América hacen que muchas veces los sueños de exportación que estas PYMES tienen –y que por sus condiciones productivas podrían aprovechar- queden frustrados al sufrir el calvario que constituye el tener que atravesar tanto puesto fronterizo con tantísimos, tan variados y tan cambiantes procedimientos, que se necesita mucha experiencia para poder satisfacer los requisitos solicitados y que muy probablemente en la siguiente operación fronteriza ya habrán cambiado (y no porque la normativa se haya modificado sino porque el funcionario de turno así lo dispuso).

Si en lugar de tener que detenernos cada 250 kms. en promedio para cruzar el control fronterizo tuviéramos un tránsito expedito por toda Centroamérica, podríamos hacer los trayectos en función de la distancia a recorrer.

Por ejemplo, actualmente recorrer 1,300 kms. en México toma alrededor de 30 horas y una distancia similar en territorio centroamericano toma alrededor de 3 a 4 días. Eso definitivamente impacta en los costos que las mercancías tienen que absorber y obviamente hacen que los consumidores centroamericanos tengan mayores gastos por productos que podrían llegarles de manera más económica.


La unión aduanera es un proceso que implica la eliminación de las aduanas intermedias. Con la unión aduanera se dinamizará el comercio regional pues permitirá que las personas, vehículos y mercancías transiten más ágilmente y a menores costos, lo que vendría a repercutir de manera beneficiosa en la canasta básica de todo ciudadano pues los productos o mercancías serían más baratos.

Tal como están las cosas hoy cualquier producto que se importa en algún país de Centro América y luego se vende o exporta a otro país centroamericano provoca el pago doble o triple de los derechos arancelarios más el IVA, de tal forma que un mismo embarque o mercancía puede estar pagando 30%, 40% ó más, según las veces que se comercialice y envíe a otro país de la región.


Debemos iniciar por derribar las barreras mentales que nos han impedido por tanto tiempo el lograr un acercamiento real de nuestros pueblos, de nuestras economías, de nuestros productos y de nuestras autoridades, es importante educar a los ciudadanos del mañana, a los niños, adolescentes y jóvenes, a los exportadores e importadores, a los funcionarios altos, medios y bajos del sector público, para que cada uno pueda tomar conciencia de los sacrificios, responsabilidades y roles que debemos reacomodar para hacer que sea una realidad esa integración tan anhelada y que los ahora presentes en los puestos de liderazgo y decisión tengamos claro que de nosotros depende el poder llegar a crear las condiciones más tangibles posibles, derribando entre todos, como antes dije, esas barreras mentales que nos impiden derribar las barreras físicas.

Tenemos que decirlo tan claro como diplomáticamente sea posible, pero más tardamos en abatir un obstáculo y ya simultáneamente surgen otros o a los pocos días vuelven los mismos problemas que ya se habían solucionado.

Para cambiar el estatus actual, en el marco de la unión aduanera y de facilitación del comercio, necesitamos voluntad política, decisión, acción, transparencia y un alto espíritu de servicio de cada uno de los actores. Ya basta de reaccionar por presiones internas o externas. Necesitamos entender qué es lo que queremos construir, cuál es la Centro América que queremos heredar a las próximas generaciones.


Por ello señores del sector público respetuosamente les solicitamos que no hagamos las cosas más complicadas de lo que son, seamos prácticos, ágiles, orientadores y colaboradores dentro del marco legal. Que la discrecionalidad que gozan la utilicen cuantas veces sea necesario para facilitar el comercio y no para complicarlo y enredarlo más.  Pedimos facilitación con controles apropiados que no lastimen el esfuerzo que los pequeños y medianos exportadores e importadores realizamos para lograr mantener de pie nuestras empresas, disponibles los puestos de trabajo y vivas nuestras ilusiones de crecimiento.

Amigos empresarios exportadores e importadores, transparentemos mucho más nuestras operaciones de comercio utilizando todas las herramientas que los procesos electrónicos nos permitan. Si ya tenemos armonizado el 97% del arancel centroamericano ¿Por qué no damos el último paso haciendo que todos los productos gocen de libre comercio en la región?

Amigos periodistas, realicen un periodismo investigativo, de campo para descubrir o confirmar las vicisitudes que se sufren para realizar un comercio regional que debiera ser tan simple como sucede en nuestro vecino del norte. Ayúdennos provocando foros de discusión en donde saquemos conclusiones y luego generemos soluciones dentro del marco de la unión aduanera y facilitación del comercio.

De tal manera que todos: Funcionarios públicos, exportadores, importadores, empresarios y ciudadanos en general, podamos decir al final y afirmar de una vez por todas: “Soy ciudadano centroamericano... Creo en la integración. ¡Apoyo la unión aduanera!”

Comments